Datos personales

Mi foto

Ahora me ha dado por escribir.
Perdón por mi atrevimiento
y disculpen las molestias.

SÍGUEME POR EMAIL

martes, 24 de octubre de 2017

«Manguis», de Paco Gómez Escribano. Reseña.

Un poli, corrupto, con más mala hostia que una manada de orcos y resentido porque el ascenso que esperaba se lo han dado a un colega pijo vestido de yupi, decide dar un palo para asegurarse una buena vida de jubilata. Para el robo se vale del capo del barrio, el Torre, que a su vez recluta al Rata, al Pitufo, al Cabezón, a la Rosi y a la Puri. Total: un yonqui, dos putas y otros dos que se meten lo que haga falta.

Estamos en Madrid, en el barrio de Canillejas, en el año 1972. La muerte del tío Paco se barrunta sobre un horizonte lleno de dudas y comienza un periodo que alguien bautizó como la «dictablanda». No hay coherencia: hoy se permite un concierto de Raimon y mañana te inflan a hostias por asistir a la proyección de «Amarcord» en un colegio mayor. Doy fe. Yo y mi despiste habitual andábamos por allí y me llevé alguna. En el setenta y dos yo tenía veintiún tacos, Paco Gómez Escribano, si las biografías no mienten, cinco añitos. La diferencia entre ambos, además de la edad, es que yo era un aprendiz de pijo, hijo de aldeanos con algunos posibles, que vivía en el barrio de Argüelles y Paco un chinorri de Canillejas que intentaba sobrevivir sin que lo hostiaran un día sí y otro también.
«—Ni se te ocurra acercarte allí, tío. Por esos barrios no se atreve a meterse ni la policía. Las calles están sin asfaltar, tío, y vas pisando jeringuillas por los descampados».

Estas frases y otras más truculentas se escuchaban por los bares de las facultades de la Complutense. Algunos pensábamos que eran leyendas urbanas, pero, por si las moscas, no se nos ocurría visitar aquellos pagos. Con alguna carrera delante de los grises ya teníamos cubierto nuestro cupo de emociones fuertes.

Y resulta que no, que de leyendas urbanas nada de nada, porque leyendo «Yonqui» y «Manguis» me he enterado, al cabo de los años, de lo que valía un peine por aquellos barrios.

Con «Manguis», Paco Gómez Escribano continúa perfilando el retrato de un barrio, su barrio, durante los primeros años de la década de los setenta. Y ese barrio, Canillejas, es el protagonista principal de esta tremenda novela escrita con sencillez, maestría y buena mano a través de unos personajes estrambóticos pero perfectamente verosímiles, porque el autor tiene oficio, es del barrio y tiene memoria. ¿Alguna garantía más para leer sí o sí este entretenido y revelador novelón?
Yo no os digo nada y con eso os lo digo todo.

¡Salud y birras, Paco!



3 comentarios :

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Pues eso, que se me ha colado una "u" en vez de una "i"...
    Repito: cómo me gustan estas reseñas! "No pares sigue-sigueee..." (Ahora creo que sí o empiezo en modo bucle y no mola).
    Abrazo!

    ResponderEliminar